Asesoría telefonica personalizada. Anecdótico

Barcelona, 12 de septiembre de 2017

 

 

Un día a comienzos de primavera, estábamos en unos de esos días de taller de pocos encargos pero mucho por hacer para poner al día, recuerdo que estaba con una de mis estudiantes que me pagaba con trueques, mientras ella limpiaba yo iba seleccionado productos para cargarlos al inventario, de repente suena el teléfono fijo, respondo:

-La Lleonera ¡buenas tardes!

-Hola si, mira llamo porque vi en Internet que restaurabais muebles…

-Sí, restauramos, personalizamos y creamos mobiliario a medida, entre otras cosas…

-Ahhh vale, lo que me pasa es que tengo dos mesitas de noche y un cabecero de cama que estoy restaurando y resulta que no sé como hacer para que quede el color original.

-Aja?

-Sí, es que a ver… los muebles eran color rojizo, con incrustaciones de algo que parece mármol y marquetería, el cabecero de cama también, son un juego, resulta que yo me puse a restaurarlos y le pasé la lija para quitarles el barniz antiguo, después les apliqué un barniz con tinte que venden en la droguería que dice que es especial para este tipo de trabajos y para envejecerlos les apliqué Betún de Judea… y es que no me han quedado bien, el tono que han cogido es diferente en toda la madera y ya no parecen un conjunto, sabes… Creo que la he cagado.

-Vale, y qué es exactamente lo que quieres? Porque por lo que me comentas, has eliminado la pátina del mobiliario y aparte has lijado sobre marquetería y has aplicado un ¿barniz con tinte? directamente sobre la madera sin antes tratarla, aparte ¿me has dicho que has puesto Betún de Judea? Mi cara un poema, visualizaba el desastre que había hecho y la desesperación en la que se encontraba el pobre hombre.

-Silencio…

-A ver, cómo me dijiste que te llamabas?

-Tony

-Tony, lo que has hecho no se hace con una pieza clásica, en primer lugar, antes de retirar cualquier barniz antiguo debes saber primero si es un barniz o es goma laca…

-Gomalaca?

-Si, una resina que se obtiene de una cochinilla asiática, sabes esa que se les pone a las guitarras, que hacen que el acabado sea muy brillante y parezca lacado.

-Ahhhh si, Pues igual iba a ser goma laca y no sabía

-Bueno, eso, que en la mayoría de los casos no tienes que lijar porque eso elimina la pátina “que significa el paso del tiempo”, con una limpieza bastaría, si el acabado está en buen estado, y la goma laca se elimina con alcohol.

-Vaaaaale, pues eso no lo sabía, yo pesaba que con decapante o lijando salia todo

– Por salir sale, pero es que nos siempre hay que sacarlo, por eso en primer lugar antes de intervenir cualquier pieza debes saber primero que nada los materiales y productos usados, para eso se hace una cata de limpieza en un lugar que no se vea, cuando sabes cuál ha sido el producto usado pasas a ver cuál es la madera, al mismo tiempo situarlo en el tiempo y en el estilo porque puede ser una replica, ¿sabes? y en base a eso intervines con los productos y técnicas adecuadas.

-¿Ah si? Hostia, pues yo como he visto tantos videos en youtube, pensaba que todos se hacían igual… Mira para serte honesto, el tema es que yo había hecho alguna vez unas piezas en mi casa a las que les hice el tratamiento igual que como había aprendido en Internet, y claro como me salió bien y me gusta dije : “pues igual puedo dedicarme a esto profesionalmente para ganarme unos ingresos extra”, porque sabes, yo tengo mi trabajo con el que me gano mi sueldo fijo pero un extra haciendo algo que me gusta y que se me da fácil no me venía nada mal.

El hecho es que me anuncié en Internet y una señora me contactó para que le restaurara unas piezas de una herencia familiar, ella me dejo las piezas antes de irse de vacaciones a Mallorca y se las tengo que tener listas a su vuelta en menos de una semana y ahora me encuentro con este marrón y no sé qué hacer, por eso los he llamado.

Hora de mi silencio.

-No Tony, no. Mira te cuento, a mi como restauradora me alegra mucho que la gente se interese por la recuperación y que se anime a restaurar, pero hay muchos bloguers que en base a su experiencia con una que otra pieza sin importancia cuelgan videos o tutoriales en sus redes que no se ajustan a la realidad práctica, porque te cuento, cada madera reacciona de manera diferente según el producto con el que la trates, no todos los acabados se eliminan con lija, no todos los acabados necesitan ser eliminados, la marquetería no se lija, se limpia con mucho cuidado porque la pequeñas piezas se pueden despegar. También puede pasar, como en tu caso, que personas que tienen una herencia familiar se pongan en contacto con personas como tú que ofrecen sus “servicios profesionales” y se encuentren con que les ha dañado sus muebles por la falta de experiencia y conocimiento.

Intentaba no mostrar mi enfado, porque no solo me estaba quitando tiempo de trabajo en mi taller, sino porque estaba al teléfono hablando directamente con la competencia desleal mas cínica (se le puede llamar así a una persona que ni siquiera es un profesional que ofrece sus servicios como uno) aparte me ponía en la piel de “su clienta” que al regresar se iba a encontrar con la chapuza que le había hecho Tony en su mobiliario heredado.

-Si, es que sinceramente no sabía en lo que me estaba metiendo.

RESPIRO…

-A ver Tony, hay solo dos cosas que te puedo ofrecer para que repares lo que has hecho, una es que te vengas con las piezas a mi taller y te enseñe como restaurarlas correctamente, lo que te digo de una es que tienes que retroceder y empezar desde cero, la segunda es que asumas tu error y hables con “tu clienta” y  traigas las piezas a nuestro taller para que podamos hacer una intervención que pueda corregir tus errores.

-Silencio… Bueno, si, creo que voy a pasarme a ver cómo puedo resolverlo, me pasas la dirección?

-Claro, apunta, de todas maneras la tienes en Internet…

Cuando cuelgo, mi estudiante me mira estupefacta y me pregunta qué es lo que ha pasado. Yo con mi cara descompuesta sigo organizando productos para el inventario, esperando que suene el teléfono y que sea algún cliente que pueda solicitar nuestros servicios profesionales.

He de decir que Tony nunca vino, ni volvió a llamar.

 

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardar